El verdadero fundamento

Por Francis Frangipane

Cristo mismo es el plan eterno para nuestras vidas. Sólo al estudiarlo a  Él, midiéndonos nosotros mismos por  Él, crecemos de manera segura sobre el fundamento de Dios.

Amados, hemos sido creados para ser como Cristo. ¡El plan de Dios no se ha desvanecido o vuelto obsoleto! Así como  Cristo no ha cambiado, tampoco lo ha hecho el plan  de Dios para la iglesia. Nuestra transformación arde en el corazón de Dios " hasta que todos "lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo " (Ef. 4:13).

Un hombre agradecido es un hombre humilde

Por Francis Frangipane

Si usted cree que conoce a Dios, pero no vive su vida en gratitud ante Él, es dudoso que realmente lo conozca. Un corazón agradecido honra a Dios. Demasiado a menudo  cuando decimos que " conocemos a Dios ", lo que queremos decir es que sabemos hechos acerca de Dios. Pero debemos preguntarnos: “¿Realmente Lo conozco?”

Pablo advierte que el saber doctrinas acerca de Dios no es suficiente para entrar en la vida eterna. Él dijo,

El poder de conversión de la santidad verdadera

Por Francis Frangipane

Una de las frases más comunes en el Nuevo Testamento, es la que hablando de Jesús dice: “...y grandes multitudes le seguían.” El evangelio de Mateo solamente menciona alrededor de veintidós diferentes ocasiones cuando numerosas personas viajaron grandes distancias para estar con Cristo. Quienes lo siguieron vieron en él humildad, poder ilimitado y amor perfecto. Si hemos de ganar almas, la gente tiene que ver en nosotros a este mismo Jesús.

Cuando La Gente Vio a Jesús

“Y Jesús, llamando a sus discípulos dijo: Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen que comer...” (Mateo 15: 32).

"Un mensaje"

Por Francis Frangipane

"¡En aquel día sólo el SEÑOR será exaltado!" – Isaías 2:11

Normalmente preparo mi sermón del domingo con unos días de antelación, pero esta semana fue diferente. Durante toda la semana los cielos parecieron de bronce. Llego la mañana del sábado y todavía estaba a fojas cero. Nada parecía cobrar vida. Ahora era ya sábado a la noche y me encontraba surcando el suelo en busca de Dios.  “Señor,” pregunté, “¿Cuál es el mensaje para mañana de mañana?” “¿Que tema quieres que trate?”

Una docena de ideas cruzaron mi mente, merodeando momentáneamente en mi imaginación, y desapareciendo sin unción alguna de la misma forma en que llegaron. Me fui a la cama en oración. Al despertar el domingo a la mañana, mi oración aún estaba en mis labios.

El bautismo de luz

Por Francis Frangipane

Como cristianos tendemos a venir de escuelas únicas de pensamiento acerca de los tiempos finales. Algunos creen que el Rapto puede ocurrir en cualquier momento; otros ven a la iglesia pasando por parte, sino por toda la tribulación. Otros están confiando que, cuando sea que se produzca el rapto, estarán preparados.

La Biblia misma se centra en eventos oscuros y futuros que ocurrirán durante las últimas horas de la era. No quiero minimizar ese enfoque, porque es real. Sin embargo, hay más en el calendario de Dios que el rapto o la tribulación. Yo creo que habrá un bautismo de luz para aquellos que verdaderamente siguen a Cristo.

Quitando la carga de la lamentación

Por Francis Frangipane

"¿Por qué desobedecí al Señor?"

"Si solo me hubiese mantenido callado."

"Si tal cosa o tal cosa no hubiese ocurrido, mi vida sería mucho mejor."

El lamentarse. Nada nos encadena a nuestros fracasos del pasado como el lamentarse.
Yo conozco demasiados cristianos que iban bien, sin embargo en algún momento cayeron en pecado. Lo peor es que ellos sabían que estaba mal. Ellos no ignoraban las artimañas de Satanás sin embargo cayeron. El resultado de su caída fue que, en el mismo lugar donde su alegría alguna vez brillaba, ahora en cambio existe una pesada opresión. Esta opresión se ve como  parte del arrepentimiento, pero no lo es. Es demoníaca. Se trata de una visión forjada en los fuegos del infierno.

Caminemos juntos...

Por Francis Frangipane

Únasenos en Facebook donde a diario publicamos notas y oportunas citas del Pastor Francis. He aquí algunas citas recientes ...

Conozco bien el poder de la oración de una madre. En la década de los sesenta yo era un hombre muy perdido. Sin embargo, mi querida mamá oraba incesantemente por mí. Finalmente, el poder divino, nacido de manera extraordinaria a partir de sus oraciones comenzó a dar vuelta mi corazón hasta que, en 1970, vine a Cristo bajo el Movimiento de Jesús. Años más tarde le pregunté al Señor acerca de este movimiento. Mi tarea consistía en ayudar a inspirar hacia la unidad y la oración en la iglesia, cosas que preceden al avivamiento. Sin embargo, aparentemente ninguna de estas precedió al movimiento de Jesús. “Señor", le pregunté, " ¿cómo pudo ocurrir un avivamiento sin un movimiento de oración? " El Señor dijo que ciertamente había un gran movimiento de oración. Él había contestado las oraciones de un millón de madres que clamaban por sus hijos. – Programa de formación a imagen de Cristo.

¡Así en la tierra como en el cielo!

Por Francis Frangipane

Lo recitamos en privado y oramos al unísono; incluso lo hemos cantado con reverencia  domingos por la mañana. Ha sido una oración conocida en sombríos eventos culturales. Sin embargo, me pregunto si realmente comprendemos lo que había en el corazón de Jesús cuando Él enseñó a sus discípulos la oración del Señor.

Los discípulos le preguntaron: "Señor, enséñanos a orar" (Lucas 11: 1). En respuesta, el Señor les dio una oración, no sólo para ayudarles a hacer frente, sino algo que era militante en naturaleza. Esto fue más que una oración – fue una proclamación.

El lugar no previsto

Por Francis Frangipane

Si nos fijamos en los héroes de la fe en las Escrituras, nos encontraremos con personas que, sin lugar a dudas, eran gente de visión que se encontraron en circunstancias que no se parecían a nada a lo que esperaban. De hecho, fue en este "lugar no – imaginado" que Dios estableció carácter a Su siervo, el que a su vez soltó el poder que cumplió el destino.

Considere la carta de Pablo a los Tesalonicenses. Él escribió de su "gran deseo"  de viajar a la iglesia en Tesalónica más de una vez. Aun así, dijo, "Satanás lo ha impedido" (1 Tes. 2: 17-18).

En pos de la estatura de Cristo

 Por Francis Frangipane

En un muy profundo versículo el apóstol Pablo revela el plan supremo de Dios para la iglesia. El nos dice que estamos llamados  nada menos que “a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efe 4:13). La gloriosa intención del Padre es exhibir  a través de nosotros todos los atributos y poder de Jesucristo. El se ha propuesto, que no solamente en la eternidad sino aquí en medio de nuestras batallas y tentaciones, vamos a crecer “en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo” (v. 15).

Hemos puesto ¡tales limitaciones a nuestro llamado en Dios! El propósito del Omnipotente para nosotros nos es que nos volvamos agradables simplemente, sino que nos volvamos como Cristo, literalmente participantes de Su naturaleza (1 Cor. 12:12; 2 Pedro 1:3; Heb. 3:14; Gal. 2:20) Hay una diferencia entre la sagrada doctrina y la doctrina hueca. Abandonemos rápidamente los límites de espiritualmente vacías tradiciones religiosas: ¡Dios nos ha invitado a participar de la plenitud de Cristo!  La profundidad de Su gracia nos ha hecho capaces de escalar las alturas de Su santidad. ¡A través del Espíritu Santo, la responsabilidad de ejercer la autoridad misma de Cristo nos ha sido delegada!

La guerra sobre la realidad

Por Francis Frangipane

El principio del desplazamiento
“Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo” (Apocalipsis 12:7-8). Observe la frase, “ni se hayo ya lugar…para ellos en el cielo.” La guerra contra principados involucra desplazamiento: Cristo llenando los territorios espirituales que una vez fueron mantenidos por Satanás.

Esta guerra en el Cielo es un hecho difícil de comprender para muchos de nosotros. ¿Cómo pueden los ángeles y los demonios, seres que no pueden morir, tener una batalla? ¿Con qué luchan? ¿Y cómo se conquistan unos a otros? Sin exceder los límites de nuestro conocimiento, podremos decir con toda seguridad: Toda batalla espiritual se centra sobre un hecho básico. ¿Quién controlará la realidad en la tierra? ¿El cielo o el infierno?

El Señor de los ejércitos - Parte 2

Por Francis Frangipane

Hemos estado discutiendo la naturaleza de Cristo. De nuestro estudio, entendemos que el nombre compuesto que representa la naturaleza de Cristo al que se hace referencia con mayor frecuencia en la Biblia es "Señor de los ejércitos." Este nombre aparece casi diez veces la suma de todos los demás nombres revelados en la Palabra.

Estos seres (del ingles hosts, anfitriones), por cierto, no son las personas que te invitan a una fiesta; son ejércitos. El Señor es el Señor de los ejércitos, unidades que vienen contra las puertas del infierno, y las puertas del infierno no pueden resistirlos. Cada iglesia es un puesto de avance en misión en una guerra. Por supuesto, hay amor y gracia en cada iglesia, pero debe haber también un modo guerra - y  estrategias que han venido desde el Cielo para avanzar contra la oscuridad de su tiempo y lugar.

El Señor de los ejércitos - Parte 1

Por Francis Frangipane

Este libro se llama – título original en su versión en ingles - ¡Este día lucharemos! , por una razón. Nuestra nación ha estado bajo ataque espiritual y físico. Dios ha llamado a Su Iglesia a intervenir, madurar, tomar la espada del Espíritu, y luchar por el futuro. Amados, podemos ver a nuestra nación  apartarse  del pecado y de manera agresiva volverse  hacia el Cielo.

No es ningún secreto que hoy en día Estados Unidos de Norteamérica es la nación más influyente en el mundo. Sin embargo, considere cómo Dios podría usar nuestra tierra si Hollywood experimentase un avivamiento o si nuestro gobierno se convirtiese en un modelo de integridad y justicia.

Revelación y percepción en el trono de Dios

Por Francis Frangipane

En el libro de Apocalipsis hay una maravilla: “Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás” (Apocalipsis 4: 6-8). Nuestro propósito aquí no es enfrascarnos en especulaciones sobre estos cuatro seres. Nuestra meta es adquirir esa pureza de corazón que resulta de vivir consciente de la presencia de Dios. Procuramos tener la visión amplia y abierta que se manifiesta ante Su trono.

Aunque estos “seres vivientes” pueden representar muchas cosas, una cosa es cierta: Juan no estaba teniendo una pesadilla de una visión de bestias con seis alas y con docenas de ojos cubriendo sus cuerpos. Lo que vió fue algo simbólico o representativo de una verdad más profunda. Los muchos “ojos” representan la visión amplia e incluyente que trae como resultado el estar en la presencia de Dios.

Un verdadero Israelita

Por Francis Frangipane

Refiriéndose a Natanael Jesús dijo: “He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño” (Juan 1: 47-51). ¿Qué clase de hombre era este joven discípulo a quien Jesús elogió?  Era un hombre en cuyo corazón había sinceridad y no había engaño. ¡Ah, cómo deberíamos desear esta pureza en nosotros! Natanael tenía “visión interior.” Se conservaba libre del auto-engaño. Cuando usted se adhiere interiormente a la verdad, la percibirá exteriormente. También Natanael miró a Jesús y pudo declarar: “Tú eres el Hijo de Dios; Tú eres el Rey de Israel” (Juan 1: 49).

Jesús a su vez le dijo: “Cosas mayores que estas verás... De aquí en adelante verás el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre” (Juan 1: 50-51). Por la sinceridad de corazón de Natanael, Jesús concluyó que éste inevitablemente tendría una visión más amplia. Una visión amplia y clara es la consecuencia de tener un corazón puro. Usted que batalla contra el pecado, que detesta la falsedad, que procura habitualmente y con humildad la santidad, a usted le digo que su lucha es una preparación para ver a Dios. Usted verá los cielos abiertos.

El llamamiento

Por Francis Frangipane

 Es triste, pero muchos cristianos como empantanados esperan nada mejor que una breve reprimenda por sus pecados y la auto condenación. ¿Debe, la vulgaridad de nuestro pecaminoso estado tener poder sobre la grandeza de las promesas de Dios?  ¡De ninguna manera!  Porque la escritura nos asegura que nuestro llamamiento, aun con lo poco que nos sentimos a veces, es una escalada que se basa en la fe en la capacidad de Dios y la confianza en la redención del Señor. No estamos encadenados a nuestros defectos y debilidades; antes bien, ¡estamos unidos espíritu a espíritu al poder de la resurrección del Hijo de Dios! Nuestro llamado no es solamente a ir a la iglesia sino a caminar con Dios, cuya meta eterna nos ha predestinado a ser “hechos conforme a la imagen de Su hijo” (Rom.8:29).

El verdadero patrón

Por Francis Frangipane

Una cosa es ser capaz de discernir lo que es falso, pero de mucho más valor es conocer claramente el patrón de la verdad. Así, Pablo utiliza el capitulo tres de Filipenses para revelar la actitud de su corazón. Al hacerlo, nos da el patrón o modelo de lo que debemos buscar en un líder.

Luego de presentar su notable linaje en los versículos 5 – 6, Israelita de nacimiento; Fariseo de acuerdo a la Ley, perseguidor de la iglesia y de acuerdo a la definición de justicia de la Ley, irreprensible – Pablo renuncia luego a las cosas mismas que alcanzo o logro, diciendo: “Pero cuantas cosas eran para mi ganancia, las he estimado como perdida por amor de Cristo” (v. 7). Para los maduros, ningún puesto u opinión de hombres puede reemplazar “la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús (nuestro) Señor.” El más asombroso de los logros “lo tengo por basura para ganar (nosotros) a Cristo” (v. 8).

Vaya tras quienes siguen a Cristo

Por Francis Frangipane

"Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros" - Filipenses 3:17 -

El Apóstol Pablo enfrento un grave problema en el primer siglo. Falsos maestros se habían introducido en la iglesia. El Apóstol advirtió a los Filipenses, y a nosotros por extensión, a reconocer las diferencias entre un verdadero hombre de Dios y un falso maestro o profeta. Sin ninguna pose de falsa humildad, Pablo declaro que tanto su visión y su actitud espiritual son ejemplos que nosotros debemos seguir. El nos instruye en nuestras habilidades de discernimiento a que busquemos y “acatemos” a líderes quienes son ejemplo del eje del propósito de Dios, el cual es poseer la semejanza con Cristo.

El reino inconmovible

Por Francis Frangipane

Cuando Tiembla la Tierra
En los últimos 15 años se ha vuelto difícil no ser afectado por los terremotos masivos que han sacudido a nuestro planeta. En diciembre de 2004, el gran tsunami del sur de Asia rugió a lo largo del Océano Índico, golpeando las costas de nueve países. Más de 250.000 personas murieron y millones más se quedaron sin hogar y de duelo. Los científicos nos dicen que este gran desastre no sólo cambió el paisaje de Asia, sino que también es el culpable de que el planeta tierra se tambalease sobre su eje. Nueve meses y medio después, en octubre del 2005, otro devastador terremoto golpeaba, esta vez en la región Kashmir de Paquistán, matando cerca de 80.000 personas. Nuevamente millones fueron dejados sin casa ni abrigo. Luego, junto a movimientos de tierra en Chile y Nueva Zelanda, el horroroso terremoto de Haití golpeó y otro cuarto de millón de vidas se perdió. Por último, un enorme terremoto de 9.0 de intensidad y subsecuentes tsunamis azotaron la costa de Japón, levantando la sospecha de un derrame nuclear y la propagación de veneno causado por la contaminación radioactiva.

La tierra está llena de la gloria de Dios

Por Francis Frangipane

Hay muchas razones legítimas para buscar a Dios, y el Señor con gracia las recibe a todas. Más aun es solamente porque verdaderamente no lo conocemos que nuestra motivación es conducida por crisis. Por tanto, audazmente llevemos a El nuestras necesidades, pero levantemos también nuestros ojos más arriba y contemplemos a Quien nos ayuda. Porque si realmente vamos a buscar la gloria del Señor, descubriremos también que todas nuestras necesidades son también cubiertas.

No es suficiente saber que Dios existe. Si es que vamos a vivir  con la consciencia de lo celestial, debemos ser libres de las limitaciones terrenales. Para despertar la fe, el Espíritu Santo nos llevara a través de épocas cuando la Presencia de Dios no puede ser claramente discernida. El objetivo del Señor durante estos tiempos es llevar nuestros sentidos espirituales a la madurez.

Dos juegos de libros

Por Francis Frangipane

No fue un sueño. Fue simplemente un pensamiento en medio de la noche, pero llego a mi mente con tal claridad que me despertó de mi sueño. El dijo, “El mantiene dos juegos de libros: uno exacto y el otro indulgente.”

Apenas tuve tiempo de preguntarme “quien” era que mantenía los dos juegos de libros cuando la  historia de Jesus acerca del hombre rico y su derrochador mayordomo surgió en mi mente. La parábola, la cual procede de Lucas, capitulo 16, nos habla de un mayordomo quien estaba a punto de ser despedido por despilfarrar la riqueza de su empleador. “¿Qué haré?,” dijo para sí el mayordomo, “ Porque mi amo me quita la mayordomía?”(vs 3).

Amando la Verdad

Por Francis Frangipane

“...y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha” (Apocalipsis 14: 5). Llegar a ser sin mancha es ser liberado de la falsedad, del pecado, y del engaño que lo protege.

Sin embargo, este proceso de liberación no se logra si nuestro compromiso con el Señor Jesús tan solo es casual. Tenemos que estar dedicados al camino de la verdad. De hecho cada uno de nosotros ha sido condicionado durante décadas por una forma de vida que ha fortalecido el engaño, además de la incredulidad y el temor.