La alabanza : el propósito de la creación

 Por Francis Frangipane

Nosotros fuimos creados para el deleite de Dios. No fuimos creados para vivir para nosotros mismos sino para El. Y mientras el Señor desea que disfrutemos Sus dones y Su gente, nos hará saber que fuimos creados primero para su deleite. En esos momentos finales de esta era, el Señor tendrá gente cuyo propósito de vida es agradar a Dios con sus vidas. En ellos, Dios encuentra Su propia recompensa en la creación del hombre. Ellos son Sus adoradores. Están en la tierra solamente para complacer a Dios, y cuando El se complace, ellos también son complacidos.