Superando las ofensas

Por Francis Frangipane

Cuando estudiamos lo que Jesús enseñó, es obvio para mí que vino a hacer de nosotros alguien que “no se ofende”. Considere: Él dice que si alguien te hiere en la mejilla, le presentes también la otra (Lucas 6:29). Dijo que amasemos a nuestros enemigos y bendigamos a los que nos maldicen (Lucas 6: 27-28). Lo que realmente está haciendo es mostrarnos cómo un corazón de amor que no se ofende, supera toda adversidad.

Oramos, "Señor, quiero cambiar". Para responder a nuestra oración, a veces El debe ponernos en situaciones que nos ofenden. La ofensa en sí misma despierta nuestra necesidad de gracia. Asi, el Señor precipita el cambio ofendiendo primero el área de nuestra alma que Él desea transformar. Él no espera que nosotros simplemente sobrevivamos a esta adversidad sino que nos volvamos semejantes a Cristo en ella.

La palabra del día

Por Francis Frangipane

Las siguientes citas están tomadas de algunas de las publicaciones del Pastor Francis de la semana pasada en Facebook y Programa de formación a imagen de Cristo
____________________________________

Un cristiano no es tan solo una persona que va al cielo. ¿Un cristiano no debería ser también una persona que viene del cielo, con los dones, el poder y la virtud del cielo?  – Spiritual Discernment and the Mind of Christ.

Una palabra para las mujeres de Dios

Por Francis Frangipane

Las oraciones de mi madre
Conozco en forma personal el poder de las oraciones de una mujer: las de mi madre. Al final de la década de los sesenta, yo era un joven perdido que vivía en pecado y rebeldía. A juzgar por mi apariencia, era un caso perdido. Pero a pesar de las apariencias externas, mi amada madre católica se presentaba delante de Dios por mí. Yo me resistí, y a pesar de mi pecado, poder divino fue soltado a mi corazón a través de las oraciones de mi madre. El llamado de Dios comenzó a acorralarme. El clamor de mi madre  fue incesante e implacable; con frecuencia oraba por mí toda la noche. Estaba embarazada de oraciones por su hijo. En el año 1970 Dios finalmente le respondió, y durante el despertar del Movimiento de Jesús, vine a Cristo.