Con la mirada de tus ojos

Por Francis Frangipane

“¿Quién es ésta que se muestra como el alba, Hermosa como la luna, Esclarecida como el sol, Imponente como ejércitos en orden?” (Cantares 6:10).


Fuimos creados para algo más que tener una religión. De hecho, en lo que respecta a la satisfacción de nuestros anhelos más profundos, llegara un tiempo  cuando nos demos cuenta de que la religión no es suficiente. No satisface ni a Cristo ni a nosotros. La Palabra de Dios revela que Cristo quiere realmente, en lo personal, conocernos. (Mat. 7: 22-23).

Usted dice, pero ¡Él ya nos conoce! En su Omnisciencia, El conoce todas las cosas. Si, pero en Su amor, El busca conocernos como seres que viven en inquebrantable unión con Él. El tiene el derecho de poseer nuestras almas, nuestros secretos, y nuestros sueños. El quiere la persona que soy cuando nadie más me mira. No obstante, El no se fuerza a sí mismo. Esa no es la forma de obrar del amor.