Reparadores de portillos, Parte 3

Por Francis Frangipane

Seamos el pueblo
Algunos de nosotros hemos clamado por años, “¿Donde están los hombres que nos llevaran a la plenitud de Cristo?" Hemos supuesto que Dios tenía otros en mente para sus propósitos. Sin embargo, lo que el Señor está diciendo, es, "Ustedes son los hombres o mujeres a quienes los otros buscan". Sean los pacificadores, los hijos de Dios que traen sanidad y orden y amor a Su iglesia.

La responsabilidad está sobre cada uno de nosotros como individuos. Hay un tremendo trabajo por delante, pero el Señor mismo ha prometido: "Y los tuyos edificaran las ruinas antiguas; los cimientos de generación en generación levantaras, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar" (Isaías 58:12).


¡Pongamos nuestra vida bajo un compromiso de fe, de tal calidad que en el espacio de nuestra existencia en esta tierra y en nuestras comunidades, la iglesia corporativa de Jesucristo sea restaurada, unida y preparada como una novia para su Amado!

Adaptado del libro de Francis Frangipane, Los tres campos de la lucha espiritual, disponible en www.arrowbookstore.com.