Amor Implacable

Por Francis Frangipane

¡Simplemente debemos tener más de Jesús! Frente al incremento de la maldad en el mundo, las ideas humanas han fracasado. Quienes comprenden la hora en la que vivimos, están buscando a Dios. Poseer más de Cristo mismo es nuestra única estrategia y esperanza.

 Más aun, buscar a Dios es embarcarnos en un viaje que incluirá obstáculos y enemigos espirituales a lo largo del camino. No debemos darnos razones o excusas para fracasar.

Como modelo, por tanto, miraremos al libro de Cantares 3.1-4. Aquí encontramos a la novia y al novio, ambos, intolerantes respecto a la distancia entre ellos. La novia en el pasaje simboliza a la iglesia en su más profundo anhelo por Jesús; el novio simboliza al Señor.

La novia: “Por las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma”

En su más alto nivel, la búsqueda de Dios es una acción nacida del amor. No es un asunto de disciplina solamente, es al principio un despertar hacia este deseo. No se trata de sacrificio sino de pasiones impulsadas por un amor implacable. La capacidad de dormir de la novia se ha ido porque se ha ido su amado. Ella debe buscarlo, porque tal es la naturaleza del amor.

Alguien tal vez diga: “Pero yo ya conozco al Señor, lo he encontrado.” En realidad, Él fue quien nos encontró. Nuestra salvación descansa segura sobre esta verdad. Pero mientras muchos descansan sobre esta realidad de Cristo encontrándonos a nosotros, tienen poco interés en tener una mayor relación con El, ni se dan cuenta que Su deseo es por nosotros. La novia le ama porque Cristo la amo primero (1 Juan 4:19). Ella se levanta ahora a encontrarlo a El. En el mismo amor que El inspiro, ella vas tras su amado.

El apóstol Pablo escribió, “Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos...” (Filipenses 3.15). El buscar y conocer a Cristo, es la actitud del maduro, es la singular obsesión de la novia de Cristo.

En este proceso de maduración, llegara un punto cuando, su amor por Dios ascenderá por encima del mero intelecto o el entendimiento doctrinal. La novia de Cristo no puede contener su deseo ni condescender en su dolido corazón; simplemente no se puede ajustar a sentirse vacía. Simplemente no hay conciliación entre de la pasión de su alma con la ausencia de su amado.

Note también que hay una dimensión en desarrollo en la búsqueda del Señor. El amor genuino por Dios es un hambre siempre en aumento. Tal como alguien moriría sin alimento, así sentimos que moriríamos sin Él. La novia dice: “Noche tras noche lo busqué.” Ella ha llegado a amara al Señor con todo su corazón, con toda su alma y con toda su mente (Mateo 22:37). Su amor se ha convertido en algo que todo lo consume; aceptar su ausencia es imposible.

Este mensaje ha sido tomado del mas reciente libro del Pastor Frangipane, "I Will Be Found By You" (Aun no disponible en español) www.arrowbookstore.com.