El llamamiento

Por Francis Frangipane

 Es triste, pero muchos cristianos como empantanados esperan nada mejor que una breve reprimenda por sus pecados y la auto condenación. ¿Debe, la vulgaridad de nuestro pecaminoso estado tener poder sobre la grandeza de las promesas de Dios?  ¡De ninguna manera!  Porque la escritura nos asegura que nuestro llamamiento, aun con lo poco que nos sentimos a veces, es una escalada que se basa en la fe en la capacidad de Dios y la confianza en la redención del Señor. No estamos encadenados a nuestros defectos y debilidades; antes bien, ¡estamos unidos espíritu a espíritu al poder de la resurrección del Hijo de Dios! Nuestro llamado no es solamente a ir a la iglesia sino a caminar con Dios, cuya meta eterna nos ha predestinado a ser “hechos conforme a la imagen de Su hijo” (Rom.8:29).

El verdadero patrón

Por Francis Frangipane

Una cosa es ser capaz de discernir lo que es falso, pero de mucho más valor es conocer claramente el patrón de la verdad. Así, Pablo utiliza el capitulo tres de Filipenses para revelar la actitud de su corazón. Al hacerlo, nos da el patrón o modelo de lo que debemos buscar en un líder.

Luego de presentar su notable linaje en los versículos 5 – 6, Israelita de nacimiento; Fariseo de acuerdo a la Ley, perseguidor de la iglesia y de acuerdo a la definición de justicia de la Ley, irreprensible – Pablo renuncia luego a las cosas mismas que alcanzo o logro, diciendo: “Pero cuantas cosas eran para mi ganancia, las he estimado como perdida por amor de Cristo” (v. 7). Para los maduros, ningún puesto u opinión de hombres puede reemplazar “la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús (nuestro) Señor.” El más asombroso de los logros “lo tengo por basura para ganar (nosotros) a Cristo” (v. 8).

Vaya tras quienes siguen a Cristo

Por Francis Frangipane

"Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros" - Filipenses 3:17 -

El Apóstol Pablo enfrento un grave problema en el primer siglo. Falsos maestros se habían introducido en la iglesia. El Apóstol advirtió a los Filipenses, y a nosotros por extensión, a reconocer las diferencias entre un verdadero hombre de Dios y un falso maestro o profeta. Sin ninguna pose de falsa humildad, Pablo declaro que tanto su visión y su actitud espiritual son ejemplos que nosotros debemos seguir. El nos instruye en nuestras habilidades de discernimiento a que busquemos y “acatemos” a líderes quienes son ejemplo del eje del propósito de Dios, el cual es poseer la semejanza con Cristo.

El reino inconmovible

Por Francis Frangipane

Cuando Tiembla la Tierra
En los últimos 15 años se ha vuelto difícil no ser afectado por los terremotos masivos que han sacudido a nuestro planeta. En diciembre de 2004, el gran tsunami del sur de Asia rugió a lo largo del Océano Índico, golpeando las costas de nueve países. Más de 250.000 personas murieron y millones más se quedaron sin hogar y de duelo. Los científicos nos dicen que este gran desastre no sólo cambió el paisaje de Asia, sino que también es el culpable de que el planeta tierra se tambalease sobre su eje. Nueve meses y medio después, en octubre del 2005, otro devastador terremoto golpeaba, esta vez en la región Kashmir de Paquistán, matando cerca de 80.000 personas. Nuevamente millones fueron dejados sin casa ni abrigo. Luego, junto a movimientos de tierra en Chile y Nueva Zelanda, el horroroso terremoto de Haití golpeó y otro cuarto de millón de vidas se perdió. Por último, un enorme terremoto de 9.0 de intensidad y subsecuentes tsunamis azotaron la costa de Japón, levantando la sospecha de un derrame nuclear y la propagación de veneno causado por la contaminación radioactiva.