"Un mensaje"

Por Francis Frangipane

"¡En aquel día sólo el SEÑOR será exaltado!" – Isaías 2:11

Normalmente preparo mi sermón del domingo con unos días de antelación, pero esta semana fue diferente. Durante toda la semana los cielos parecieron de bronce. Llego la mañana del sábado y todavía estaba a fojas cero. Nada parecía cobrar vida. Ahora era ya sábado a la noche y me encontraba surcando el suelo en busca de Dios.  “Señor,” pregunté, “¿Cuál es el mensaje para mañana de mañana?” “¿Que tema quieres que trate?”

Una docena de ideas cruzaron mi mente, merodeando momentáneamente en mi imaginación, y desapareciendo sin unción alguna de la misma forma en que llegaron. Me fui a la cama en oración. Al despertar el domingo a la mañana, mi oración aún estaba en mis labios.

El bautismo de luz

Por Francis Frangipane

Como cristianos tendemos a venir de escuelas únicas de pensamiento acerca de los tiempos finales. Algunos creen que el Rapto puede ocurrir en cualquier momento; otros ven a la iglesia pasando por parte, sino por toda la tribulación. Otros están confiando que, cuando sea que se produzca el rapto, estarán preparados.

La Biblia misma se centra en eventos oscuros y futuros que ocurrirán durante las últimas horas de la era. No quiero minimizar ese enfoque, porque es real. Sin embargo, hay más en el calendario de Dios que el rapto o la tribulación. Yo creo que habrá un bautismo de luz para aquellos que verdaderamente siguen a Cristo.

Quitando la carga de la lamentación

Por Francis Frangipane

"¿Por qué desobedecí al Señor?"

"Si solo me hubiese mantenido callado."

"Si tal cosa o tal cosa no hubiese ocurrido, mi vida sería mucho mejor."

El lamentarse. Nada nos encadena a nuestros fracasos del pasado como el lamentarse.
Yo conozco demasiados cristianos que iban bien, sin embargo en algún momento cayeron en pecado. Lo peor es que ellos sabían que estaba mal. Ellos no ignoraban las artimañas de Satanás sin embargo cayeron. El resultado de su caída fue que, en el mismo lugar donde su alegría alguna vez brillaba, ahora en cambio existe una pesada opresión. Esta opresión se ve como  parte del arrepentimiento, pero no lo es. Es demoníaca. Se trata de una visión forjada en los fuegos del infierno.

Caminemos juntos...

Por Francis Frangipane

Únasenos en Facebook donde a diario publicamos notas y oportunas citas del Pastor Francis. He aquí algunas citas recientes ...

Conozco bien el poder de la oración de una madre. En la década de los sesenta yo era un hombre muy perdido. Sin embargo, mi querida mamá oraba incesantemente por mí. Finalmente, el poder divino, nacido de manera extraordinaria a partir de sus oraciones comenzó a dar vuelta mi corazón hasta que, en 1970, vine a Cristo bajo el Movimiento de Jesús. Años más tarde le pregunté al Señor acerca de este movimiento. Mi tarea consistía en ayudar a inspirar hacia la unidad y la oración en la iglesia, cosas que preceden al avivamiento. Sin embargo, aparentemente ninguna de estas precedió al movimiento de Jesús. “Señor", le pregunté, " ¿cómo pudo ocurrir un avivamiento sin un movimiento de oración? " El Señor dijo que ciertamente había un gran movimiento de oración. Él había contestado las oraciones de un millón de madres que clamaban por sus hijos. – Programa de formación a imagen de Cristo.

¡Así en la tierra como en el cielo!

Por Francis Frangipane

Lo recitamos en privado y oramos al unísono; incluso lo hemos cantado con reverencia  domingos por la mañana. Ha sido una oración conocida en sombríos eventos culturales. Sin embargo, me pregunto si realmente comprendemos lo que había en el corazón de Jesús cuando Él enseñó a sus discípulos la oración del Señor.

Los discípulos le preguntaron: "Señor, enséñanos a orar" (Lucas 11: 1). En respuesta, el Señor les dio una oración, no sólo para ayudarles a hacer frente, sino algo que era militante en naturaleza. Esto fue más que una oración – fue una proclamación.