Viendo al Invisible

Por Francis Frangipane

Si  vamos a servir con verdadero discernimiento, nuestra percepción debe ser renovada hasta que veamos la vida a través de los ojos de Cristo el Redentor.

Para discernir no podemos juzgar
No poseeremos un maduro y continuo discernimiento hasta que crucifiquemos nuestros instintos de juzgar. En realidad, para la mayoría de nosotros, esto puede tomar una prolongada y enfocada estación de erradicación de antiguas maneras de pensar—actitudes que no fueron sembradas en fe y amor por la gente. En verdad, si es que nos vamos a apropiar del discernimiento nacido en la “mente de Cristo”, debemos primero encontrar el corazón de Cristo (1 Cor 2:16). El corazón y el amor de Jesus se resume en Sus propias palabras: “No he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo” ( Juan 12:47). E incluso cuando el Senor nos juzga, es para salvarnos y liberarnos.

Apresurado en su tiempo

Por Francis Frangipane
 
 No hay un solo líder de la iglesia que no crea que estamos viviendo en los tiempos finales. Exactamente dónde estamos a lo largo de la línea profética del tiempo del cielo es discutible, sin embargo, cada uno tiene su propio catálogo de confirmaciones de las señales del tiempo final. Aunque quizá sea cierto que tenemos tal vez menos de una generación antes del final de la era, debemos tener la expectativa de ver un apresuramiento divino de las realidades espirituales.
 
 De hecho, este ministerio cita a menudo a Isaías 60:1-3 con respecto a la manifestación de la gloria del Señor en la iglesia de los tiempos finales. Sin embargo, la revelación de Isaías concluye con estas palabras de ánimo: "Yo soy el Señor; cuando llegue el momento, actuaré sin demora" (v. 22). Vamos a personalizar este apresuramiento: ¡nuestra maduración y transformación se acelerará en los próximos días!

¿LA BIBLIA MENCIONA A LOS ESTADOS UNIDOS?

Por Francis Frangipane

Entonces, si el plan inmediato del Señor no es destruir a los Estados Unidos, ¿qué hay en el corazón de Dios para esta nación? ¿Hay algo en las Escrituras sobre los Estados Unidos en lo que pueda descansar nuestra fe? La Biblia tiene una serie de promesas generales que podemos aplicar a nuestra tierra. Estos, aunque carecen de referencias claras o específicas a los Estados Unidos, todavía proporcionan una base para nuestra fe. Isaías 60: 1-3 es uno de esos textos. Se lee:

"Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria del Señor ha nacido sobre ti. Porque he aquí, tinieblas cubrirán la tierra, y tinieblas los pueblos; pero el Señor se levantará sobre ti, y su gloria aparecerá sobre ti. Y las naciones vendrán a tu luz, y los reyes al resplandor de tu amanecer".
¡Piénsalo! ¡Naciones y reyes vendrán a la gloria de Cristo surgiendo en la iglesia! Independientemente del lugar del mundo en el que viva actualmente o de lo oscuro que sea el mundo a su alrededor, ¡este texto es una promesa viva para todos los que oran por su nación!