El Factor Credibilidad

 Per Francis Frangipane

Yo valoro y defiendo los orígenes de nuestras muchas denominaciones. La mayoría nacieron cuando hombres piadosos pelearon contra el pecado y la apostasía espiritual de sus épocas. Su heroica determinación preservaron (o en algunos casos, restauraron) la verdad de Dios en un mundo de otra manera en tinieblas. De corazón, doy gracias a Dios por nuestra herencia en denominaciones.

Hoy, sin embargo, la necesidad de permanecer divididos de otras congregaciones evangélicas es injustificada. Podemos permanecer siendo iglesias únicas con llamados únicos y con una herencia espiritual única, y aun podemos estar unidos espiritualmente, y aun funcionalmente, con otras congregaciones en nuestras comunidades.

Perfectamente débil

Por Francis Frangipane

De acuerdo a las Escrituras Moisés había sido “enseñado en toda la sabiduría de los egipcios.” Ciertamente, como príncipe de Egipto había crecido en un hombre “poderoso en sus palabras y obras” (Hechos 7:22). Así, es difícil comparar a este elocuente y culto hombre con el pastor que, a los ochenta años de edad, se sentía tan abrumado por sus limitaciones que le pidió a Dios que escogiera a otra persona.

Considere: El Señor tomó a un confiado líder mundial y redujo la opinión de si mismo hasta que ya no tuvo confianza. Y en esta condición fue que Dios decidió usarlo.  Sabiéndose totalmente inadecuado para el liderazgo, Moisés estaba ahora calificado para liderar.

¡Incluso Sodoma!

 Por Francis Frangipane

"Entonces comenzó a denunciar a las ciudades en las cuales habían sido hechas muchas de Sus maravillas, porque no se habían arrepentido" (Mateo 11:20.).

Jesús tiene una palabra que decir, no sólo a nosotros como individuos, sino también a ciudades enteras. El reprendió fuertemente a las ciudades de Corazín, Betsaida y Capernaum (Mateo 11:21, 23). Con lágrimas en  lloró sobre Jerusalén (Lucas 13:34). Si El esperaba en el primer siglo que ciudades se arrepintiesen, Él espera que las ciudades se arrepientan también hoy.

Sin embargo, fue en este mismo contexto de reprensión a ciudades que Jesus hizo una afirmación que, para mí, revela la magnitud del poder redentor de Dios.  Escuche Su reprensión, pero también su promesa oculta.