Un rostro sin velo

Por Francis Frangipane

No encontraremos la gloria de Dios al copiar técnicas o al estudiar libros. No se puede entrar a su presencia al leer manuales sino al aprender a seguir a Emmanuel.

Ser conocido por conocer a Dios

En su inmadurez, la iglesia procura ser conocida por muchas cosas. Intentamos ser conocidos por nuestra singularidad y nuestro énfasis particular. Algunos procuran que los conozcan por hablar en lenguas; otros, por buscar el reconocimiento por sus edificios o por sus programas de evangelización; otros, por promocionar su combinación particular de gobierno de la iglesia, o su programa de conferencistas especiales.

Este deseo de importancia y reconocimiento humanos creó muchas tradiciones eclesiales que no son bíblicas. No solamente nos separó los unos de los otros sino que nos separó de Dios. Pero los discípulos de hoy serán conocidos tan solo por una cosa: por conocer realmente a Jesús. Su presencia - no sus doctrinas acerca de Él sino su mismo Espíritu y su semejanza - acompañará sin ninguna inhibición a quienes siguen al Cordero.

El río que complace a Dios

Por Francis Frangipane
 
El clamor de muchas voces
A medida que avanzan los días hacia el regreso de Cristo, una multitud de voces clamarán por nuestra atención. Además, las señales y maravillas, los juicios y la agitación también irrumpirán en la conciencia colectiva del hombre, exigiendo nuestro enfoque. Nuestro mundo experimentará el aumento del pecado y la iniquidad, lo que agotará aún más el amor de muchos cristianos (Mat. 24:12). Si somos verdaderos buscadores del Altísimo, debemos tener cuidado con la naturaleza contagiosa de un corazón amargado. No podemos permitirnos ser infectados por las actitudes de los cristianos enojados y sin amor, o conformarnos a ellas.
 
Estos son los "tiempos difíciles" (2 Tim. 3: 1) de los que Pablo advierte. Sí, nuestro mundo está lleno de cristianos sin sal y endulzados artificialmente que son pisoteados por los hombres. No debemos asumir que no puede sucedernos a nosotros. Sin embargo, es en este mismo entorno donde nuestro Padre se ha propuesto revelar a Cristo en nosotros. Incluso ahora nuestro destino está cortejando nuestra preparación. ¡Sigamos adelante hacia la transformación completa!