El verdadero avivamiento: Ser como Cristo

Por Francis Frangipane

Debemos tener tres estándares fundamentales como creyentes. Uno es ser gente de oración. Eso significa que nuestros corazones están posicionados para permanecer en la brecha en oración entre el juicio y la misericordia de Dios. Nuestro objetivo más sincero es manifestar la intercesión de Cristo mismo, donde la misericordia triunfa sobre el pecado en lugar de que la ira divina destruya a los pecadores.

Otra de nuestras metas es alcanzar la mansedumbre de Cristo. Esta siempre será una meta porque en el momento en que asumimos que la hemos alcanzado; en realidad lo hemos perdido. Sin embargo, poseer la humildad de Cristo sigue siendo una pasión eterna en nuestro espíritu. Sin humildad, no podemos ver con claridad lo que nos falta de sustancia espiritual. La humildad nos permite crecer en todas las demás virtudes y dones que vemos manifestados en Jesús.

Sin embargo, el centro mismo de nuestra visión debe ser alcanzar el carácter y el poder de Jesucristo. La humildad nos ayuda a ver lo que nos falta; la oración nos ayuda a apropiarnos de la provisión de Dios para esa necesidad. Sin embargo, la meta precisa es la revelación completa del Hijo de Dios manifestada dentro de un cuerpo de muchos miembros.

La gente define el éxito de muchas maneras: rango de influencia, almas salvadas, iglesias iniciadas, etc. Sin embargo, para mí la definición de una vida exitosa se mide en cuán verdaderamente transformados estamos a la semejanza de Cristo. Cuando somos perseguidos, ¿oramos? Cuando nos atacan, ¿ponemos la otra mejilla? Cuando nos sentimos amenazados por lo imposible, ¿confiamos en Dios? Cuando somos crucificados, ¿perdonamos?

Verá, la cuestión no es cuántas personas asisten a la iglesia, sino cuántas se están volviendo semejantes a Cristo. La evidencia del verdadero avivamiento no es si caemos, saltamos, rugimos o nos elevamos, sino qué tan parecidos a Cristo somos el lunes por la mañana cuando estamos en el mundo.

Una meta

Lograr la semejanza de Cristo debe convertirse en nuestra vida. En su oración en Juan 17, Jesús dijo: "Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado". No podemos saber quién es Dios sin conocer primero a Jesucristo. Conocer a Cristo es conocer a Dios; Ver a Cristo y lo que Él hizo, es contemplar la belleza de Dios.

Considere: el objetivo principal de Pablo no era convertir al mundo, sino revelar a Cristo al mundo. Nunca trazó un plan para escribir dos tercios del Nuevo Testamento. Nunca buscó ni siquiera llegar a ser apóstol. Su única pasión singular era conocer a Jesús.

En su carta a la iglesia de Filipos, Pablo revela la causa interna de sus logros externos. Él escribe: " a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte" (Fil. 3:10). Dijo que consideraba "Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo" (Fil. 3:8). Su amor y pasión por Cristo produjeron milagros, poder, virtud, revelación y conversiones de pecadores en el mundo.

Cuidado con los perros
Un cristiano maduro es aquel que ve la semejanza de Cristo como el verdadero objetivo de su salvación (Fil. 3:15). En contraste, Pablo advirtió a la iglesia que había metas que podían despertar un falso fervor religioso, lo que oscurecería nuestra visión de la transformación personal. Así, escribió: "Cuídense de esos perros, cuídense de los malos obreros, cuídense de la falsa circuncisión" (Fil 3:2).

En el primer siglo, los perros no eran tanto mascotas como carroñeros, animales que se alimentaban de basura y desechos. De la misma manera, hay cristianos que siempre están olfateando lo que está mal, buscando lo que está corrupto. De hecho, se alimentan del conocimiento de los fracasos de otras personas. Pablo dice que tengamos cuidado con los perros. No te conviertas en un cristiano que se alimenta de basura.

 También dice que tengamos cuidado con la "falsa circuncisión" y los "malos trabajadores". Según la Ley judía, la circuncisión de la carne era una de una larga lista de obligaciones dolorosas que eran necesarias para ser aceptadas por Dios. Pablo dice que todas esas obligaciones fueron cumplidas en Cristo. La verdadera circuncisión es algo que Dios hace en el corazón por el Espíritu (Romanos 2:29). Un trabajador malvado era aquel que, entre otras cosas, colocaba sobre el cristiano un yugo de esclavitud religiosa en lugar del yugo de Cristo.
 
El verdadero objetivo
Llegará un tiempo en que toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor. Desde ahora hasta el cumplimiento de esa promesa, la iglesia será cada vez más parecida a Cristo. Nuestra pasión debe ser conocer a Jesús y llegar a ser como Él. Debemos alcanzar este objetivo mientras estemos en este mundo, no en el próximo. No será difícil llegar a ser semejantes a Cristo en el cielo; Dios nos quiere semejantes a Cristo en la tierra: en el trabajo, en nuestros vecindarios y en nuestras familias.

La conformidad con Cristo es la promesa de Dios para cada uno de nosotros. Las Escrituras nos dicen que "todas las promesas de Dios, en Él son sí" y "amén" (2 Cor 1:20). Cualquiera que sea el motivo por el cual estás creyendo y esperando en tu corazón, Dios dice que la respuesta es "¡sí!" Así es como el Padre ama a su Hijo. Así de alto fue el precio que Jesús pagó por nosotros. Pero primero, si quieres las promesas, tienes que buscar la semejanza de Cristo, porque las promesas están "en Él". La primera promesa que Dios busca cumplir es la promesa de Su Hijo revelada a través de nosotros.

El Padre, que nos conoce íntimamente, nos atrae continuamente hacia su conocimiento. Ésta es la esencia de toda verdadera experiencia espiritual. El viaje se describe en el Salmo 139:
 
“Oh Señor, tú me has examinado y conocido.
Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos.
Has escudriñado mi andar y mi reposo,
Y todos mis caminos te son conocidos”.
 
La palabra traducida "escudriñar" significa literalmente "aventar" en el sentido de separar o filtrar. Dios avienta nuestro camino. Cuando un agricultor avienta el grano, lo arroja al aire con su mezcla de paja y cáscara. Los granos de trigo o cebada caen amontonados en la era, mientras que la paja o los desechos son arrastrados por el viento. David está diciendo que esto es lo que Dios hace con nosotros. Él avienta nuestras vidas, permitiendo que el Espíritu Santo se lleve nuestra paja, de modo que lo que queda es el grano puro de nuestras vidas, reposando a Sus pies.

Te digo, si realmente quieres ser como Cristo, Él te pondrá en circunstancias en las que tu única opción verdadera será llegar a ser como Él. Puedo pensar en muchas cosas que la gente me atribuye como virtud; preguntan: "¿Cómo conseguiste tal o cual cosa?" En realidad, no tuve elección. Todas mis otras opciones fueron eliminadas. En Getsemaní, a Jesús realmente se le podría haber quitado la copa del sufrimiento: 12 legiones de ángeles habrían acudido en su ayuda (no es que Él necesitara ángeles para salvarse). Sin embargo, salvarse a sí mismo de la cruz significaría que toda la humanidad estaría perdida. Sí, tenía una opción, pero salvarse a sí mismo no era realmente una alternativa. De la misma manera, Dios nos avienta hasta eliminar la paja, la carne e incluso el exceso de equipaje de nuestras vidas. Lo que queda es el elemento más precioso de nuestras vidas: Cristo en nosotros.

En la historia del cautiverio de los israelitas, encontramos capataces crueles designados sobre ellos, que afligían a los hebreos continuamente (Éxodo 1:11). Sin embargo, el versículo 12 dice que cuanto más los afligían los capataces, más se multiplicaban y se dispersaban los israelitas. Así es con el Señor. Mientras más el enemigo busca afligirte en alguna batalla, más comienza Cristo a multiplicarse en tu vida y el carácter de Jesús se extiende por toda tu alma.

En medio del aventamiento de Dios, debemos decidir ser como Jesús. Hay algo que sucede en lo más profundo de nuestro ser cuando decimos, inequívocamente, que nuestra visión y pasión es la búsqueda de la semejanza a Cristo. Cuando la conformidad con Jesús se convierte en la razón por la que vivimos, el verdadero avivamiento ha comenzado en nuestras vidas.