Un corazón desprotegido

Por Francis Frangipane

La idea de que un líder a quien hemos conocido y amado pueda ser de pronto expuesto en un devastador escándalo, parece incomprensible. Ciertamente estos quienes han enseñado a otros podrían enseñarse a sí mismos.  ¿No hay en todos los cristianos conocimiento bíblico que nos hubiese protegido de fracasos morales? 

¿Qué es entonces lo que puede deslizarse en la vida de pensamiento de una persona, entrar a su corazón, y luego crecer con tanta fuerza que un líder está dispuesto a arriesgar todo lo que ha amado y alcanzado en la vida por una simple realización de la carne?  ¿Es solamente pecado? ¿O es algo más profundo—una escasez de discernimiento espiritual—que deja el corazón del líder vulnerable a la manipulación demoniaca?

Ayuno de juicio

Por Francis Frangipane

Hay muchos tipos de ayunos. Si alguna vez ha participado en un ayuno prolongado, usted sabe que puede ser una experiencia que cambie su vida. El rey de Nínive junto al pueblo de su nación ayunó de alimentos y agua. El Señor escucho la sinceridad de su arrepentimiento y  preservo  su nación, haciendo de ellos un ejemplo del poder inherente al ayuno junto a la oración, tocando el corazón de Dios  (Jonás 3; Lucas 11:32).

Un ayuno puede ser una poderosa arma que ayude a estimular avivamiento, o por el contrario, puede degradarse en un ejercicio religioso que casi no tiene significancia espiritual. Los Fariseos  ayunaban dos veces a la semana, pero lo hacían para ser vistos por los hombres.  Su ayuno se torno en un asunto de orgullo. Completamente carente de valor espiritual.