¡Este día pelearemos!

Por Francis Frangipane

Las Escrituras dicen que el Señor dejó naciones en la tierra prometida "para probar con ellas a Israel, a todos aquellos que no habían conocido todas las guerras en Canaán; solamente para que el linaje de los hijos de Israel conociese la guerra, para que la enseñasen a los que antes no la habían conocido" (Jueces 3: 1-2).

Para completar nuestra madurez espiritual, el Señor debe "probarnos" con nuestros enemigos; como Israel, debemos ser enseñados a guerrear."

Yo me doy cuenta que la mayoría de nosotros preferimos paz. Si, si fuera por nosotros, viviríamos en paz con todos los hombres (Rom. 12:18). Nuestra lucha no es contra carne ni sangre, sino que estamos en conflicto mundial con principados y potestades (ver  Ef 6:12). Vea, hay un "tiempo de guerra" (Ec. 3:8). Como cristianos, debemos aceptar y ajustarnos a esta verdad.

Perseverancia Inquebrantable

Por Francis Frangipane

Si queremos espiritualmente tener éxito, entre todas las otras virtudes necesarias en especial, necesitaremos perseverancia. Tendremos que aprender no sólo cómo luchar, sino a como seguir adelante en la lucha hasta que Dios traiga el irrumpimiento. No estoy hablando de convertirnos en carnales  en nuestra milicia o carnales en nuestra agresión. Estoy hablando de una combinación de discernimiento, autoridad e inquebrantable fe que  es necesario, viva dentro de nosotros, incluso mientras otras virtudes y dones se desarrollan.

Vea, no es suficiente  saber acerca del reino de Dios - estamos llamados a poseerlo. Sí, cuando nacemos de nuevo, nacemos en el reino de Dios. Pero la realidad de haber nacido del Espíritu significa que un nuevo mundo de posibilidades, desafíos y obstáculos  se desplega ahora ante nosotros. En otras palabras, tenemos que superar muchas cosas para poder funcionar como hijos e hijas de Dios. La idea de que la única relación que tenemos con el cielo es la que  experimentamos al morir es simplemente contraria a la Palabra de Dios.